Juicio al Genocida Boccalari en Bahía Blanca

Viernes 5 de mayo de 2017: No se mucho acerca de J. A. Mussi, solo que es un familiar lejano mío, que se llamaba Julio Argentino porque nació un 9 de Julio, que tenía una hija de 3 años y fue asesinado con 32 años, mi edad mientras escribo. Trágicamente, por si fuera poco, resultó la primera sentencia en un juicio por delitos de lesa humanidad tras el 2×1 de la Corte Suprema.

Julio fue secuestrado en Comodoro Rivadavia el 22 de marzo de 1977, junto a otras diecisiete personas bajo la acusación de proveer de vehículos a la “subversión”, todos quedaron a disposición del V Cuerpo de Ejército, con cabecera en Bahía Blanca y jurisdicción militar sobre todo el sur argentino. Trasladado en un avión militar y en custodia del subcomisario Luis Cadierno y el entonces oficial subinspector Boccalari. 

Una vez en Bahía Blanca, los detenidos fueron llevado a “el avión de madera” -un vagón abandonado de tren del Ferrocarril Roca donde por más de una semana no se les acercó comida ni bebida alguna. Las torturas con picana eléctrica ocurrieron en la denominada “sala de sesiones”. En una ocasión Julio forcejeo con uno de los torturadores, lo que le valió ser golpeado violentamente. Finalmente fue conducido a la sede de la Brigada de Investigaciones de la Policía donde agonizó por varios días hasta morir. El resto de los detenidos pasaron a “disposición del Poder Ejecutivo Nacional” y meses después fueron trasladados a la cárcel de Bahía Blanca. Recuperaron la libertad a fines de Diciembre de 1977.

Cadierno no aceptaba opiniones y quizás fui un cobarde por no decir ‘esto no va conmigo’, pero estaba con las manos atadas. Boccalari, 02/17

Boccalari continuó su carrera en la Policía Bonaerense hasta mediados de los ’90. En su paso por la fuerza se registraron sumarios por apremios ilegales a detenidos comunes, que no prosperaron ni le impidieron obtener calificaciones sobresalientes. Pero una denuncia por acoso sexual a uno de sus subordinados (radicada y retirada por la esposa de éste último) parece haber estropeado su sobresaliente desempeño y lo privó de su último ascenso.

Sobre Mussi, en aquel 1977 el Estado mintió primero una liberación y luego, por vía del Ministerio del Interior y del Ejército, negó contar con antecedentes de ninguna índole. Para el discurso oficial, como definió el dictador Jorge Videla, no tenía entidad, no estaba ni vivo ni muerto, sino desaparecido. Mercedes Fuentes de Mussi, su madre, murió mirando la ventana, esperando la tarde de su regreso, en el lejano y muchas veces olvidado sur argentino.

Uf!!!! cuánto tiempo!!<br />
40 años.... ya llevo mas de muerto que de vivo,<br />
yo tenía 32, vos 28, te acordás ??<br />
Ya escuchaste que mi vieja murió aferrada a la cortina de la ventana del living, deseando verme llegar....<br />
Ya escuchaste que mi hijo nunca pudo festejar el dia del padre, tampoco el del niño ...<br />
Ya escuchaste que mi mujer se vestía de varón para manejar un taxi de noche, porque fué el trabajo que consiguió....<br />
Ya escuchaste que mis hermanas quieren darme cristiana sepultura...<br />
Mañana te van a condenar.<br />
Tarde o temprano vas a estar en mi misma condición.<br />
Vos lo sabes, deciles donde estoy.
Liliana Zoni

El juicio fue llevado a cabo en el Aula Magna de la Universidad Nacional del Sur (Colón 80) donde excepcionalmente sólo el comisario retirado se encontraba acusado del crimen de Julio. Su defensor fue el hijo de genocida Walter Tejada.

Una vez concluido el juicio se resolvió:

  1. Prisión perpetua domiciliaria.
  2. Solicitar a María Eugenia Vidal la baja de la fuerza de Boccalari.
  3. Solicitar al ministro Garavano que estatuya como Sitio de Memoria el predio policial donde el condenado cometió los delitos de lesa humanidad que lo llevaron a juicio .
  4. Informar fundamentos del fallo el 19 de mayo.

Mercedes Fuentes de Mussi, su madre, murió mirando la ventana, esperando la tarde de su regreso, en el lejano y muchas veces olvidado sur argentino.

[su_spoiler title=”Fuentes y Fotografías del Genocida” open=”yes” style=”fancy” icon=”arrow”]

Agencia Paco Urondo

Proyecto Desaparecidos.org

Centro de Información Judicial

Luis Angel Salomón

[/su_spoiler]

Suma tu comentario, etiquetá amigos

Deja un comentario